Ejercicios para hernias discales que puedes hacer en 10 minutos

Padecer de hernias discales implica un dolor agudo que incluso puede llegar a incapacitarte. Esta molestia puede estar acompañada de hormigueo, dolor de la ciática o pérdida de sensibilidad.  

Por ello, los especialistas han diseñado una serie de ejercicios que ayudarán liberando la tensión ocasionada por esta protusión. Generalmente hay ejercicios indicados para cada fase o tipo de hernia discal, ya que no todas se manifiestan de la misma forma.

Posturas sencillas y prácticas para tratar las hernias discales

  • Balasana o postura del niño: siéntate de rodillas con los glúteos sobre los talones, baja tu torso manteniendo la espalda recta hasta ubicar la frente en el piso, y extiende tus brazos hacia delante.
Balasana o postura del niño
  • Postura del gato-vaca: ubícate en el piso sobre manos y rodillas, arquea tu espalda como un gato, elevándola mientras agachas la cabeza y comprimes tu abdomen; y al exhalar invierte la postura subiendo la cabeza y la pelvis y bajando el estómago.
Postura del gato-vaca
  • Rodilla sobre pecho: túmbate boca arriba con las piernas extendidas y procede a flexionar una de tus piernas llevando la rodilla hasta tu pecho, puedes quedarte así o incrementar el estiramiento llevando el mismo pie hacia el hombro para formar un triángulo. 
Rodilla sobre pecho

Mantén la posición elegida por varios segundos asegurándote de respirar profundamente, y de realizar el ejercicio con cada pierna. Realiza entre 10 a 15 repeticiones. Estas posturas fortalecen los músculos y articulaciones, evitan la rigidez de las vértebras, brindan alivio y reubican los discos. Es importante que los ejercicios se realicen bajo indicaciones médicas, ya que son ellos quienes tienen la potestad de decidir cuáles son los métodos más convenientes según tu caso específico.